Gobierno Duque a favor del gran capital

0
109
Duque, gran capital

Arauca – Abril 23 de 2020

PRONUNCIAMIENTO PÚBLICO DE ASEDAR ANTE LAS ARBITRARIAS
Y SECTARIAS POSICIONES DEL GOBIERNO DE DUQUE A FAVOR
DEL GRAN CAPITAL

EXIGIMOS AL GOBIERNO Y AL CAPITAL CONDICIONES DIGNAS DE TRABAJO, SALUD, VIDA Y DEMOCRACIA

La Pandemia COVID 19, puso al desnudo las miserias de un régimen como el colombiano, que con la imposición del modelo neoliberal no solo destruyó la agricultura y  desindustrializó el país, sino que desmontó la legislación laboral; la estabilidad, estableciendo en cambio un sistema de trabajo esclavo sin derechos (conocido como la tercerización laboral) que hoy nos tiene con un 60% de la población económicamente activa en la informalidad; como si fuera poco, privatizó el sistema público de salud y en cierta medida la educación.

Ahora el presidente de la República Iván Duque aprovecha la emergencia de la pandemia, para establecer una suerte de Estado de conmoción interior, o Estado de sitio, decretando una serie de medidas sobre todo de orden laboral, que trasgreden los límites de la emergencia decretada; un ejemplo es el caso del decreto 558 que ordena el traslado de los
pensionados de salario mínimo de los fondos privados a Colpensiones con lo que sé
encubren las falencias estructurales del sistema de ahorro privado en pensiones, sé
favorece de nuevo al sector financiero y de paso se amenaza con reventar
económicamente a Colpensiones.

El afán del gobierno de aprovechar la emergencia económica para tomar los escasos recursos públicos y dárselos a bancos y grandes empresas, en vez de auxiliar al precario sistema de salud y otros sectores sociales; demuestran la voracidad del capital, donde las Pequeñas y Medianas Empresas sufrirán las consecuencias de bajar los salarios de los trabajadores hasta en un 30%, que buscan que el salvamento lo pague la clase trabajadora, exonerando de cualquier esfuerzo a los conglomerados económicos.

Ahora, Germán Vargas Lleras, uno de los voceros áulicos de la elite política burgués del país propone “que se adopten medidas en el ámbito laboral, racionalizando transitoriamente los costos del empleo” para lo cual en el nuevo “Estado de emergencia” se puedan incautar también las migajas que caen de la mesa opulenta del régimen capitalista colombiano, para atender la crisis sanitaria; insinuándole al gobierno medidas “necesarias” como: Reducir salarios, suspender convenciones colectivas, establecer un salario mínimo por horas y flexibilizar los horarios de trabajo a la conveniencia patronal, Formalizar el teletrabajo y eliminar los subsidios de transporte y las  dotaciones obligatorias, Eliminar las primas de junio y diciembre, Suspender las cesantías y los intereses de cesantías, Flexibilizar los costos de despido, entre otros; Con todo esto se pretende ahora arrasar con lo poco que le queda a la gente para sobrevivir en condiciones dramáticamente básicas y provocar una reforma laboral de hecho, en momentos en que la población se encuentra confinada.

La crisis pandémica también ha dejado ver las degradantes condiciones laborales de
miles de profesionales de la salud, quienes son la primera línea para enfrentar el Covid-19, muchos han sido contagiados y centenares han muerto. Desde sus indignas formas de contratación hasta la falta de infraestructura y elementos de bioseguridad, están en evidencia.

El gobierno, sus áulicos en el congreso y el gabinete han generado “chuzadas”
situación infame contra los derechos humanos, contra la verdad, contra el bienestar
de las mayorías como son la clase política alternativa que no son afectas a su
proceder y periodistas que informan aconteceres con independencia. Aún más grave,
el uso y manipulación de recursos (nuestros impuestos) para invadir la privacidad,
la intimidad, el buen nombre y la reputación de estos sectores de la sociedad. No es
democrático que las Fuerzas Armadas se utilicen para atacar al pueblo y perpetuar
un orden de desigualdad, impunidad y genocidio, contrario a la paz democrática que
reclaman las mayorías.

Ante este panorama como ASEDAR CENTRAL RECHAZAMOS:

  • Las políticas de Iván Duque para el manejo de la pandemia impuestas por el
    Consejo Nacional Gremial, dejando a la población expuesta a graves riesgos.
  • Rotundamente una reforma laboral propuesta por Duque-Uribe-Vargas Lleras
    que va en detrimento de las condiciones dignas como trabajadores en
    Colombia, donde reiteramos que la crisis que atravesamos, debe ser atendida
    de manera directa por el Estado.
  • El riesgo inminente del personal médico para enfrentar al coronavirus sin los
    elementos de protección personal y elementos biosanitarios, así como el de
    sus condiciones laborales con contratos indignos. ¡¡No a la Ley 100!!.
  • La negligencia del sector bancario y financiero, negando recursos a los
    pequeños y medianos empresarios para mantener los salarios de sus
    trabajadores, mientras que a las grandes empresas sí les facilita el crédito.
  • La decisión del confinamiento inteligente sin la suficiente preparación del
    sistema de salud, sin la realización masiva de pruebas diagnósticas y sin
    mayor disponibilidad de unidades de cuidados intensivos, respiradores e
    inventarios suficientes de elementos de protección personal, que representa
    un atentado colectivo contra la clase trabajadora.
  • Toda esta urdimbre de perseguir, chuzar, presionar, amedrentar y humillar
    personas atacando las bases de una incipiente democracia. No a la arremetida
    infame contra la vida, contra la población, contra el periodismo.
  • La sistemática persecución y asesinato a líderes, lideresas y a defensores y
    defensoras de los derechos humanos.

EXIGIMOS

  • La imperiosa necesidad de cambiar el modelo productivo y laboral, porque es excluyente y explotador, porque el gobierno frente a las contradicciones del capital trabajo, abiertamente favorece y protege al capital, especialmente al financiero y lógicamente ante la crisis de la pandemia, las determinaciones resuelven a medias las urgencias de los trabajadores y los excluidos y las elevadas transferencias monetarias están dirigidas al gran empresariado.
  • La obligación de mitigar las inequidades y las desigualdades sociales que se han impuesto, a través de la construcción de escenarios democrático que luchen por la paz, por un cambio del modelo productivo y laboral incluyente, el fortalecimiento de las organizaciones sindicales, el respeto de la negociación colectiva con justicia laboral entre otros.
  • La asignación de los fondos necesarios para el fortalecimiento del sector de salud pública, para tener una cobertura gratuita y completa; la prohibición de las privatizaciones; respeto a todos los derechos salariales, sociales y laborales y la defensa de las libertades democráticas y sindicales, entre otras.
  • La realización masiva de pruebas diagnósticas COVID 19 a la gran mayoría de los Araucanos, por parte del gobierno departamental en cabeza de la unidad administrativa de salud, que puedan dar unos resultados verdaderamente confiables y no como hasta ahora.

JUNTA DIRECTIVA CENTRAL DE ASEDAR

Para el Pueblo lo que es del Pueblo EDUCACIÓN Y LUCHA DE CLASES